Buscar

La Tata

Filosofando sobre mi vida

Llamadas del más allá…

Como era ya habitual con mi grupo de amigos decidí salir a disfrutar de la noche, si bien era un plan ocasional, ese día tenía un tiente especial, era 31 de octubre, Halloween…

Decidimos aprovechar la velada para hacer alarde de los atuendo alquilados, el maquillaje pagado y la incómodad de llevar ambos puestos, todo por mantener el espíritu de la noche dw brujitos intacta. 

La ruta era sencilla, el bar de siempre, las bebidas de siempre y los relatos ensordecedores de la semana, se piden nachos, se destapan cervezas, se canta cual karaoke y nos reímos de los trajes de los vecinos, unq noche igual que las demás, o eso esperábamos.

Pasada la media noche un grupo de jóvenes con trajes salidos de una versión no tan moderna de vampiros llegó al lugar, debo reconocer que algunos lucían sexys pese al atuendo y el maquillaje, en cuanto el mesero los vio entrar hizo un gesto de malestar y continuó con su trabajo, pero a mi su expresión me generó curiosidad.

Pasaron unos cuantos minutos y el mesero regresó a nuestra mesa y como a mi me puede más la curiosidad, además que ya hay confianza le pregunté el motivo de su gesto anterior, para resumir me dijo que los chicos no iban disfrazados, que ese era su atuendo habitual, que eran medio raros que tenían una especie de secta, y creían que en realidad eran descendientes de vampiros. No les voy a negar que el relato me generó más risa que temor y durante casi media hora fue motivo de chistes entre mi grupo de amigos.

En algún momento de la noche y ya un poco alcanzada por las cervezas fui al baño, como era habitual había una larga fila en el disponible para mujeres. Las ganas de orinar eran tantas que sentía dolor en  vejiga, eché un vistazo disimulado hacia el baño de los hombres y como no había nadie, aproveché y entré.

Cuando estaba por terminar sentí un par de pisadas ingresando al lugar, la verdad sentí un poco de pena, pero, ya mi vejiga estaba más tranquila y eso era lo que importaba. De repente doa voces masculinas empezaron a conversar entre sí. La charla no tenía un típico muy usual, pues uno de ellos hablaba sobre velas, posición de la luna y no recuerdo qué otras cosas más.

De la nada otros dos pasos ingresaron al baño y tras de ellos se cerró la puerta…

Pasados unos segundos se apagó la luz, les confieso que el temor se apoderó de mi, traté de salir pero mi cuerpo se paralizó.

Pasados unos segundos, que para mi fueron horas, se encendió una luz tenue que parecía proveniente de una vela, luego un aroma a hierbas invadió el lugar y el sonido de unas voces empezó a razonar.

Lo que pronunciaban no se distinguía, no era ni español o inglés, puede que latín, lo cierto es que con cada minuto mi cuerpo más temblaba y el sudor frío que me corría por la espalda tampoco ayudaba.

El sonido de las voces era cada vez más fuerte y más veloz, y mi miedo, bueno, ya se imaginarán, por fortuna ya había orinado.

Se repente las voces se silenciaron y uno de los sujetos dijo esta vez en español: aquí estamos mi creador, manifesta tus deseos que para nosotros son órdenes…

Repitió la oración una ocasión más y Cuando estaba a punto de llegar a la tercera…

No se imaginan lo que sentí, una melodía alta y que se asimilaba a un solo de guitarra empezó a apoderarse del lugar, los hombres se asustaron, hubo gritos, luego oscuridad, Sólo recuerdo haber cerrado muy fuerte mis ojos.

Segundoa después y con la guitarra de fondo escuché un fuerte golpe, la puerta de mi baño se abrió, empecé a llorar sin abrir los ojos, sentí como algo me tocaba, de repente la música se apagó y una voz me dijo: “qué carajos hacías aquí Alex, te encontré por el sonido de tu celular, Qué hacían aquí esos tipos, por qué no hay luz”.

Poco a poco fui reconociendo la voz, era Alejandro, nunca antes en mi vida me había sentido tan feliz de verlo y tan idiota por no haber entendido, el ruido de la guitarra era el ring tone de mi móvil, el cual había asustado a los hombres que habían en el baño, que según Alejo eran la legión de vampiros…

Anuncios

Saudade…

Hace un par de años me encontré con esta particular palabara de origen portuguesa, la cual según Wikipedia hace alusión a un “sentimiento afectivo primario, próximo a la melancolía, estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado y que implica el deseo de resolver esa distancia”. Cuando leí el término me pareció un poco oscuro, triste e incluso desolador, pero al leer el contexto en que se expresa en el país europeo, me sorprendió que para ellos el Saudade es también una manifestación de euforia por traer al presente algo que ya no tenemos y queremos sentir nuevamnete cerca.

En esos ires y venires comprendí que en realidad el problema no radica en el Saudade, si no en la melancolía con la que el idioma español define a esta palabra “Estado anímico permanente, vago y sosegado, de tristeza y desinterés, que surge por causas físicas o morales, por lo general de leve importancia”. 

Si hacemos una comparación entre ambas se puede percibir a simple vista que se trata de un tema cultural, nosotros aprendemos que la  melancolía es producida por el dolor de añorar algo que no está, generalmente esa tristeza es creada por nuestra tendencia a no aceptar las despedidas y a no cerrar ciclos, es por ello que siempre miramos al pasado creyendo que este siempre fue mejor que nuestro presente. Por otro lado el Saudade permite hacer las pases con ese pasado, nos enseña a vivir con él  a agradecerle tener en nuestra vida, pero recordando que se debe vivir en el aquí y en el ahora y que esos sentimientos de añorar lo lejano, más que causarnos dolor debe embriagarnos de alegría por experimentar nuevamente, y pese a la lejanía del tiempo, esas manifestaciones de euforia del ayer.

¿Quieres jugar un juego?

Hace un tiempo alguien me dijo que en las relaciones todos somos jugadores, algo así como estar en una mesa de Poker, todos quieren ganar, pero a su manera, usando estrategias acorde a las necesidades de su baraja.

Siendo honestas la conversación se prestó para generar controversia y  a la vez nos permitió comparar algunos argumentos, pero el sujeto insistía en que todo se trata de un juego, y que la verdadera evolución de una relación es cuando ambos aceptan que están jugando y deciden ir exponiendo sus cartas, lo que además permite que la situación sea más equitativa, dando como posibles resultados distintas variables, en las que pocas veces o nunca, ganan ambos.

Uno de los puntos en discusión fue el tema femenino, pues este sujeto nos considera, no a todas, pero si a una mayoría, demasiado sensibles y emocionales como para aceptar que estamos jugando, en especial porque para él tendemos a querer llevar el control y definir cada situación, cuando en la mayoría de los casos el punto está en dejarse llevar y no poner nombres injustificados.

El punto al cual él quería llegar es que la mayoría de mujeres no estamos dispuestas a jugar en un entorno donde no se pueda evolucionar más allá de una sola mano, siempre, según sus mismas declaraciones, buscamos quedar como las víctimas, porque nunca aceptamos las reglas del juego desde  el principio y los obligamos a tener que mentir respecto a citas falsas y halagos que al final sólo tienen como meta desvestirnos.

En fin, para dicho sujeto, el mundo sería un lugar más feliz si dejamos a un lado el drama y reconocemos que hay situaciones en las que sólo se pretende jugar, pasar el rato, sin andar pensando en el mañana, y que eso no está mal, igual desde niños crecemos preparados para ello, pues nuestra actividad más frecuente es jugar, entonces ¿por qué no dejar claras las reglas y aceptar que las relaciones son eso, juegos?

Pero no juegos irresponsables, si no esos de mutuo acuerdo donde Juanito prestaba su juego de palas, donde Sofía llevaba los baldes, para al final construir entre los dos un fuerte, el cual era negociado, pero donde el ganador era quien lograba salir ileso de la construcción y lograba escapar de las ventiscas de arena.

Un, dos, tres por mi ex que está detrás de la pared 

Recuerdan el juego de las escondidas, esas que eran el pan de cada día cuando éramos niños y queríamos gastar nuestro tiempo haciendo algo divertido.

Sí, ese con el que muchos dieron su primer beso, no se hagan l@s sant@s, pues si hacen memoria, uno sólo se dejaba atrapar por quien era el dueñ@ de nuestras fantasías de turno, de lo contrario, éramos más difíciles de detectar que IP de Anonymus.

El punto es que eso que antes era un juego de niños en la adultez se transforma en una estrategia para evadir responsabilidades o símplemente para evitar dar la cara cuando sabemos que literal, la cagam@#s. 

Todos y todas tenemos un o una fantasma que llegó nos volvió la vida un ocho y luego se jactó de decir que los malos del paseo fuimos nosotros, lo peor es que terminamos creyendo la historia.

 El punto es cuando descubrimos el disfraz de yo no fui y resulta que sí, si fue, y lo peor es que cuando nos ve, su temor por ser expuesto como lo que es, un vil estafador, pues huye, se esconde, no nos da la cara y lo más terrible, termina creyendo que estamos jugando a las escondidas, pero resulta que no, no es así.

En realidad para las escondidas se requiere mínimo de dos participantes y el problema es que en este caso uno de esos participantes ya maduró, descubrió que no vale la pena perseguir a alguien que al fin de cuentas no valora quienes somos y no tiene la valentía para aceptar cuando comete errores, así que lo siento, mi intención no es ir tras de ti para saludarte, ni mucho menos pretendo hacerme notar o quiero saber de tu vida, siempre te desearé lo mejor, pero en este juego ya no hay novedad, así que no siendo más, un dos tres por ti y por todos los ex que se esconden tras la pared porque la cobardía y la falta de pantalones, no les deja ver más allá de sus narices y aceptar que fueron ustedes quienes perdieron, y nosotros quienes  ganamos. 

Game Over…

Orgasmos con sabor a sangría…

No soy de las que acostumbra salir a beber, mucho menos de hacerlo cuando estoy con alguien con quien sé que la velada termina en la cama, pero como dicen por ahí “ya no estamos en edad de quedarnos con las ganas y mucho menos de arrepentirnos por nada”, así que siguiendo dicha filosofía, para nada amigoniana pues me arriesgué y me tomé la sangría.

Esta bebida tiene su poder afrodisíaco, o en mi caso me puso un poco más extrovertida de lo normal, estaba que me bailaba hasta el himno nacional, sin contar que dieron ganas de hacer algo más que solo seguir el ritmo de la música.

Y es que si somos conscientes de lo que es la sangría podemos descubrir que es casi un encuentro sexual, que de seguro termina en final feliz. 

Basta con acercarse a la Copa y dejarse seducir por el aroma del caballero llamado Vino, el cual si está acompañado por algunos frutos rojos, unas cuantas naranjas y un poco de menta, créamen amigos, es una bomba para los sentidos.

Si a lo anterior le añadimos una pizca de buena música, una excelente compañía y además la amenizamos con una energética conversación, es imposible no sucumbir ante el llamado de esa sexy jarra. 

Y si, sé que muchos esperaban que hablara de una noche de copas, una noche loca y de cómo terminé retorciendo de placer, pero es que estamos ante una sociedad tan sexualizada, que a veces terminamos olvidando esos pequeños microorgasmos que nos puede producir el comer un buen chocolate, una rica preparación de carne o símplemente una copa de un buen vino o una deliciosa sangría.

Resoluciones de año nuevo…

Al comenzar el año nos hacemos una lista con aquellas metas a cumplir en el transcurso de los siguientes 365 días, muchos empezamos con un montón de querellas que van ligadas a lo físico, entonces que el gimnasio, que la alimentación sana, que el dormir 8 horas, entre otro sin fin de estrategias.

Luego pasamos a los viajes, añ ahorro, que el cambio de look, que a renovar el armario, e incluso hasta terminar relaciones, cambiar de casa, carro o trabajo, todo esto sin saberlo es impuesto por nuestro entorno, el cual de manera inconsciente interiorizamos y terminamos replicando.

Pocas veces nos concentramos en lo que en realidad vale la pena, y es que entre los propósitos de año nuevo deberíamos incluir cosas que nos permitan crecer como seres humanos, que nos ayuden a interiorizar nuestras emociones, que nos permitan descubrir quiénes  somos y qué es lo que en realidad queremos.

Nuestras metas de año nuevo deberían incluir el pasar más tiempo con nosotros mismos, hacer más de lo que nos gusta, aprender a estar solos, sin sentir soledad, agradecer por lo bueno y lo malo que nos pasa, aprender de cada acierto y falla, pero ante todo aprovechar cada día para ser feliz.

Adiós 2017…

El final de cada año es el inicio de un nuevo camino, otro acertijo por resolver, nuevos retos, más aprendizajes y miles de oportunidades que llegan en cada amanecer, por eso al despedirme del 2017 no queda más que agradecer por las experiencias vividas.

Agradezco el amor y el desamor: por esa persona que me hizo vibrar y que a la vez me recordó que vale la pena arriesgarse así al final las lágrimas empañen la velada. 

Agradezco por los triunfos profesionales: porque este año aprendí que vale más lo que haces por amor que por dinero, que no importa el reto o el rol a enfrentar, siempre que se hace con amor las cosas se van solucionando y aprendiendo.

Agradezco por los tropiezos: cada una de las fallas y caídas me recuerdan siempre se puede mejorar y que estamos en un constante reto de autosuperación.

Agradezco por lo aprendido: porque cada año se aprende algo nuevo, ya sea tecnológico, emocional y espiritual, porque lo importante es reconocer que cada día es un nuevo reto.

Agradezco por mis amigos y allegados: cada una de las personas que me acompañan en cada aspecto de mi vida me ayudan  a crecer y aprender que en este viaje de montaña rusa que es la vida lo importante no son los bienes materiales si no las personas, momentos y recuerdos que se cosechan con el pasar de los días.

A todos ustedes un feliz año y un próspero 2018

La culpa es del cerebro, no del corazón 

Siempre he considerado que es un poco erróneo pensar que el corazón es el único que alberga emociones, pues creo que en realidad es más lo que perturba y nos lleva a sentir el cerebro, que ese pobre músculo que sólo bombea sangre. 

Si lo pensamos con mayor detenimiento nos percataremos de la verdad, uno siente alegría, tristeza, rabia e incluso para quiénes lo creen amor en el pecho es gracias al cerebro.

¿Por qué? Simple, si usted no piensa en ello, esa emoción no se materializa, es decir, en su subconsciente no tiene forma y sin esa forma las neuronas no envían la información al corazón sobre lo que debe sentir, ahora, el por qué lo sentimos ahí y no en un ojo o en una mano, tiene que ver tal vez con los imaginarios colectivos, pues desde que nacemos nuestro al rededor se encarga de decirnos que esas emociones sólo se reflejan en ese músculo, es por ello que nuestra mente somatiza dichas sensaciones en ese lugar específico.

Quiero que hagan el ejercicio, recuerden ese momento en que les partieron el corazón, regresen a esa sensación de quiebre, porque es justo eso lo que se experimenta, es como si algo hubiese pasado por tu corazón y lo cortara a la mitad.

¿Ya lo hicieron? Notaron que necesitamos de procesar la imagen en el cerebro para sentirlo en el corazón, es porque en realidad ese es el enemigo, es ese quien al estar vacío y no tener a la mano  más dosis de dopamina y todas esas hormonas que se liberan durante el acto sexual o emocional se encarga de volvernos la vida un ocho porque es un dependiente, un adicto a sentirse lleno y felíz.

Así que la próxima vez no culpemos al corazón, pues el verdadero causante de nuestros males emocionales es el cerebro y sus amiguitas las neuronas transmisoras  la “felicidad”.

Quiero querer 

No sé si son los años, mis óvulos o que me estoy quedando sin neuronas, pero últimamente ronda por mi cabeza una idea tan loca, que ni yo misma puedo creerla, ni mucho menos entenderla.

Me he pasado mi poca adultez huyendo del compromiso, cerrándome en una coraza que se suponía debía salvarme de todo mal y peligro, pero al final siempre se quedaba corta en cobertura y las heridas llegaban, fue tanto lo que me cohibí de sentir que aún me siento culpable, porque en mi Inocencia y orgullo, pretendo que lastimé a quienes no se lo merecían por no permitirme querer.

Siempre me ha gustado estar a la intemperie, las relaciones causales me resultan más divertidas y menos dolorosas, pues desde un principio te limitas a vivir el momento y a no esperar nada con el pasar de los días, o eso creía.

Desde mi última ruptura comprendí que lo casual ya no me llena, que el sexo por diversión es sólo eso, sexo, u créamen fue un golpe duro aceptar que quiero poder arruncharme después de una noche de faena, que deseo despertarme al lado de alguien que me dé loa buenos días y me despierte con un beso.

El lío comienza cuando recuerdo lo que sentí la primera vez que alguien logró moverme el corazón, hacerme temblar con un beso y descomponerme la razón, y eso aunque no resultó si no ocasionando dolor para mi corazón, resulta que es justo lo que quiero volver a sentir ahora, pero esta vez sin miedos ni limitaciones, pero ante todo correspondido, por primera vez quiero querer a alguien sin pensar en lo mucho que puede llegar a doler.

Ahora el dilema es aún mayor, pues cuando tomas la decisión de querer a alguien, no se puede andar esperando que los demás decidan quererte, pues eso es algo que nace, no quese pide, y tampoco es para que vayas por ahí regalando cariño a quién no lo merece, se trata de tener paciencia y esperar coincidir con esa alma que un día cuando te mire a los ojos te haga explotar de alegría y te permita ser tu misma.

PD: ofrezco disculpas por lo cursi de mis palabra, de verdad lo digo, ni yo me las creo, pero necesitaba sacarlas de mi garganta y cerebro porque tenerlas allí me estaba torturando y ahogando.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

elamorquenuncafue

MI HiSTORIA EN un BLOGS🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋🦋

ME CUIDO 2017 -https://autocuidado2017.wordpress.com

Informacion sobre: sexualidad, gestación, adolescencia,familia, consumo problemático, alimentación saludable.

LUCES Y SOMBRAS

LO QUE VES ES LO QUE HAY

India Online Visa

India Tourist Visa, Tourist Visa for India, Indian Visa Application, India online visa, Indian online visa, India Tourist Visa Services, e visa for India, Visa for India, eTourist Visa for India

Empleabilidad - Lidera tu futuro, trabaja tu empleabilidad

La empleabilidad no consiste en tener empleo sino en poder conseguirlo en cualquier momento. Lidera tu futuro, trabaja tu empleabilidad.

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

A mis casi 30

¿Feminista? ¡¡Más bien una single realista!!

Into the books

Blog de literatura

LAS HISTORIAS DE LA FRAN'

Hola, si te imaginas que estas historias son cosas que me han sucedido... te informo de qué no jaja y digo desde ya que cualquier semejanza con la realidad, es sólo eso "semejanza".

SLS Harbour Beach Cancún

La segunda torre de lujo de Novo Cancun en Puerto Cancún

IwainLCvlog

Iwain Lizan Cris - Page

Club Casder

Sitio web dedicado al entretenimiento y los espectáculos, principalmente el cine, la televisión, la música y lucha libre.

hidalgoedv

Conocer más detalladamente los avances de la Ciencia y la Tecnología !!!